HistoriaMilitar

La Fuerza Aérea conmemoró 42 años de su Bautismo de Fuego con un acto en El Palomar

A 42 años del Bautismo de Fuego de la Fuerza Aérea Argentina, se realizó un acto donde se recordó con orgullo el legado de valores, virtudes y principios de los protagonistas de la heroica Gesta de Malvinas

El 1° de mayo en la I Brigada Aérea de El Palomar, cuna de la aviación militar argentina, se realizó la ceremonia conmemorativa central por el 42° Aniversario del Bautismo de Fuego de la Fuerza Aérea Argentina (FAA), la primera acción en combate de las «Alas de la Patria». Este hito tan importante se llevó a cabo en 1982, durante el Conflicto del Atlántico Sur.

En esta oportunidad, el evento estuvo presidido por el ministro de Defensa, Luis Petri, acompañado por el jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, brigadier general Xavier Julián Isaac; el jefe del Estado Mayor General de la Fuerza Aérea Argentina, brigadier mayor Fernando Luis Mengo; el titular del Ejército Argentino, general de brigada Carlos Presti; intendentes del municipio de Morón y de Tres de Febrero; ex jefes del Estado Mayor General de la Fuerza Aérea; ex combatientes y veteranos de Guerra de Malvinas; senadores, diputados; personal militar y civil de la Institución, familiares e invitados especiales.

En el comienzo del acto y para recordar las heróicas acciones de la FAA durante el bautismo de fuego de ese 1° de mayo de 1982 tomó la palabra el brigadier retirado y veterano de la Guerra de Malvinas, Norberto Dimeglio, quien al mando de un Mirage V fue el primer piloto que tomó contacto con los buques británicos que atacaban las islas.

El brigadier “VGM” (R) Norberto Dimeglio, quien en 1982, con el grado de capitán, ocupó el cargo de líder de escuadrilla, pronunció palabras alusivas en las cuales agradeció la oportunidad de compartir “algunas vivencias imborrables de aquel 1° de mayo de 1982, cuando desde la Patagonia partimos para defender a nuestras islas Malvinas y, fundamentalmente, defender a los argentinos”.

En esta oportunidad, relató los sucesos más importantes del Bautismo de Fuego, en los cuales la defensa argentina repelió con honor y gloria los tres pasos planificados por Inglaterra para forzar la rendición: “la férrea y heroica defensa de nuestra gente les hizo repensar los próximos movimientos”.

Todo esto fue posible por esa comunión de espíritu, característica indubitable de todo el personal de la Fuerza Aérea”, manifestó y agregó: “Con el incondicional apoyo de nuestras Fuerzas, de nuestras familias, de los amigos civiles en todas las unidades de la institución y del pueblo argentino fue que comenzamos esa epopeya austral”.

Quiero recordar a los héroes caídos el primer día de combate, en la figura de mi compañero de la promoción 37, capitán (PM) Mario Hipólito González, navegador del MK62 Canberra, en él rindo mi más sentido homenaje a los 55 hombres de nuestra Institución y a todos los argentinos caídos, que con gran valentía entregaron sus vidas y quedaron como custodios de nuestras Islas”, declaró el brigadier.

Asimismo, Dimeglio unió el pasado y el presente en la historia de la fuerza armada más joven de nuestro país: “Creo interpretar el sentido de los integrantes de la institución, tanto en actividad como en retiro, militares y civiles, con la incorporación de los aviones F-16 dinamarqueses, perdón, disculpas, F-16 argentinos hoy. Todo lo que ha trabajado nuestra gente, con muchas evaluaciones, análisis y propuestas, lo vimos concretado el martes 16 de abril pasado cuando por los medios de comunicación comprendimos que nuestros anhelos se hacían realidad, después de muchos años, de muchas décadas, pero vivamos el presente hacia el futuro más alto y más lejos”.

Por último, recordó las palabras del brigadier “VGM” Luis Guillermo Castellanos, comandante del componente aéreo en malvinas: “Dejar testimonio de esta epopeya es una obligación moral ineludible de los que regresamos, una promesa y una actitud. Tras su manto de neblina, no la hacemos de olvidar y con todo respeto, eso es lo que estamos haciendo hoy, instando a los presentes a no olvidar, ya que las Islas malvinas son un objetivo irrenunciable de la Nación Argentina”.

Luego, se vivió uno de los momentos más emotivos de la ceremonia: la lectura de los nombres de los 55 héroes caídos en defensa de la Patria pertenecientes a la Fuerza Aérea Argentina.

A continuación, se efectuó un toque de silencio acompañado de un pasaje aéreo de un KC-130 y dos A-4AR Fightinghawk simulando un reabastecimiento aéreo seguido del desprendimiento de numeral en honor a quienes realizaron su paso a la inmortalidad.

Seguidamente, se realizó la entrega de condecoraciones a veteranos de Guerra de Malvinas.

La medalla “Liderazgo en Combate” fue entregada al jefe de Escuadrón Base, comodoro “VGM” (R) Jorge Zaporta, también al jefe de Escuadrón Pucará Malvinas, comodoro “VGM” (R) Miguel Navarro. Y la misma medalla “Liderazgo en Combate” fue recibida por familiares del fallecido comodoro “VGM” (R) Raúl Vera Mantaras, jefe de Operaciones de la Base Aérea Militar Cóndor; y del vicecomodoro “VGM” (R) Ricardo González del Escuadrón Fenix.

Por otra parte, se entregó la distinción “Medalla al Honor y al Valor en Combate” a integrantes del Escuadrón Fénix, el capitán de reserva Edgardo Acosta y el alférez de reserva Juan Redonda. También se entregó esta condecoración a familiares del fallecido comodoro “VGM” Héctor Ceaglio.

Luego, el jefe del Estado Mayor General de la Fuerza, brigadier mayor Fernando Luis Mengo, destacó que durante el 1° de mayo los integrantes de la Fuerza Aérea construyeron una leyenda viva, una historia arriesgada, sentida: nuestro Bautismo de Fuego que nos sumergió en lo más profundo de la entrega, del coraje de lo inquebrantable, 42 años de esta gloriosa historia.

Un día como hoy la Fuerza Aérea Argentina realizó 76 salidas operativas, de las cuales 54 fueron de combate, sufriendo la pérdida de 14 hombres y siete aeronaves, un dia realmente duro. Pero el brigadier también recordó que ese 1° de mayo no solo fue difícil para nosotros, sino también para la primer ministro del Reino Unido, quien en aquel entonces manifestó que «ese día la Fuerza Aérea Argentina atacó nuestra Fuerza de Tareas realmente con mucha dureza».

Al respecto, el brigadier mayor Mengo resaltó vehemente que «No luchó un Sistema, fueron todos, no fue una operación o un misil, fueron muchos generando un instrumento militar que supo traspasar la frontera de lo imposible». En este sentido, continuó afirmando que la Fuerza Aérea demostró que fue y es una sola, un todo que no es la sumatoria de partes, sino un todo hecho de coraje y profundo amor a la Patria y a su bandera.

Les habló con gratitud a los veteranos presentes resaltando que en esta fecha “vivimos el inquebrantable orgullo de pertenecer porque ustedes nos enseñaron a trascender las fronteras de lo imposible. Los 365 días del año, esta institución heroica, de la cual me siento tremendamente orgulloso en comandar, da claras muestras de honra a sus precursores, a sus héroes, a su legado de grandeza«.

Asimismo, el brigadier resaltó hoy se está conformando una Fuerza dinámica y viva, que sigue creciendo en su proyección activa al futuro con la pronta incorporación a sus filas de un guerrero también probado en combate, el F16.

«Hoy tenemos la oportunidad y responsabilidad de unir la tecnología y capacidades con el legado malvinero. Porque no es una simple adquisición de aviones es un salto cuantitativo y cualitativo para la Institución, que implica un cambio de paradigma en cuanto a la operación, el armamento y el mantenimiento de nuestros sistemas de combate«, destacó el jefe del Estado Mayor General de la FAA.

También declaró que este programa necesita de todos y cada uno de los integrantes de la Fuerza para ser exitoso: “Nuestra capacidad de disuasión ahora incrementada exponencialmente, le asegura al pais mayor libertad de acción y a la sociedad toda la certeza de que la Fuerza Aérea estará lista como siempre. Porque la Fuerza de los veteranos, de sus héroes y caídos en Malvinas, es iluminada por la llama que ellos encendieron. Y hoy sigue ardiendo, manteniendo viva la esencia, porque son el ejemplo a seguir, nos impulsan a los que formamos parte, con sangre Celeste y Blanca. Esta Institución mantiene y mantendrá vivo su legado. Honor y gloria para nuestros héroes, reconocimiento y gratitud para nuestros veteranos”.

Para continuar con la ceremonia, el ministro de Defensa, Luis Petri, pronunció un discurso en el cual manifestó que «hoy recordamos con profunda gratitud a aquellos que, con sacrificio, volaron hacia el peligro para enfrentar al enemigo y proteger lo que es nuestro por derecho histórico e inalienable: las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur”, expresó el titular de la cartera, quien también estuvo acompañado por el jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, brigadier general Xavier Julián Isaac.

En esta oportunidad, Petri declaró que el personal de la Institución demostró su coraje, determinación, intrepidez, valentía, arrojo y templanza, aun en inferioridad de condiciones materiales en un Conflicto que nos marcó a fuego como nación y que seguirá presente en nuestra memoria colectiva.

Hoy recordamos con profunda e inmensa gratitud a aquellos que volaron hacia el peligro para proteger el derecho histórico e inalienable”, afirmó el ministro y continuó: “sus acciones valientes, su compromiso con la Patria y su espíritu indomable nos inspiraron a seguir”.

Asimismo, Petri aseguró que este “debe ser un día de reconocimiento a nuestros soldados y al espíritu argentino que no conoce límites”. En esa línea, también se refirió a la situación actual de la Fuerza Aérea: “Somos conscientes del sufrimiento de nuestros cientos de pilotos durante tantos años, de su falta de incentivos, de su frustración por no contar con aviones a la altura del compromiso y las expectativas para las que fueron formados y adiestrados.”

Por último, se llevó a cabo el desfile terrestre el cual contó con la especial participación de las Banderas de la Fuerza Aérea Sur y de los veteranos de Guerra de Malvinas invitados, quienes con paso marcial abrieron el camino a los cadetes, aspirantes y personal militar en actividad para rendir honores a las autoridades presentes.

El Bautismo de Fuego de la Fuerza Aérea Argentina tuvo lugar el 1° de mayo de 1982, durante la Gesta por la recuperación de las Islas Malvinas. Las acciones que llevó a cabo la Fuerza Aérea durante el conflicto en el Atlántico Sur, tuvieron un impacto altamente significativo en el ámbito militar ya que obligó a las grandes potencias a revisar la doctrina defensiva de sus unidades navales de última generación.

Cronología del Bautismo de Fuego de la Fuerza Aérea Argentina

El 30 de abril de 1982, el grueso de la fuerza de tareas británica se había reunido a unos 400 kilómetros al noreste de Puerto Argentino. Su comandante, el vicealmirante Sandy Woodward, ordenó iniciar el ataque con el fin de cumplir la operación “Corporate” con el objetivo de invadir las islas.

El 1° de mayo a las 4.40 se inició el ataque sobre los dos aeródromos militares de la FAA en Puerto Argentino y Puerto Darwin. A las 16 de ese día, la FAA libró la primera batalla en su historia para impedir esa acción, lo que constituyó su Bautismo de Fuego.

Como consecuencia de esa acción heroica fallecieron el capitán Gustavo Argentino García Cuerva, el primer teniente Mario Hipólito González, el primer teniente José Leónidas Ardiles, el teniente Daniel Antonio Jukic, el teniente Eduardo Raúl de Ibáñez, el cabo principal Mario Duarte, el cabo principal Juan Antonio Rodríguez, el cabo primero Miguel Ángel Carrizo, el cabo primero José Alberto Maldonado, el cabo primero Agustín Hugo Montaño, el cabo primero José Luis Peralta, el cabo primero Andrés Luis Brasich, los soldados clase 63 Héctor Ramón Bordón y Guillermo Osvaldo García.

Te Puede Interesar

La Fuerza Aérea Argentina licita la compra de dos Embraer ERJ 140/145

Editor

La Fuerza Aérea recepcionó nuevas aeronaves

Editor

Conmemoración por el día del Veterano y de los Caídos en la Guerra de Malvinas

Editor