Industria Aeronautica

Airbus presentó sus resultados consolidados

Airbus consiguió un beneficio de 2.332 millones de euros en los nueve primeros meses del año, lo que supone un 9 % menos que en el mismo periodo de 2022, debido sobre todo a los retrasos acumulados en las entregas a sus clientes.

El resultado neto operativo (Ebit) se redujo un 24 %, hasta los 2.712 millones de euros, y eso pese a que la facturación aumentó un 12 % hasta 42.560 millones de euros, anunció este jueves el fabricante aeronáutico europeo con sede en Toulouse en un comunicado.

La razón hay que buscarla en una serie de ajustes no recurrentes que restaron 919 millones de euros al Ebit, de los cuales 806 millones por un desfase entre la fecha de transacción y la de entrega de sus aparatos.

La empresa aclaró que la parte de ese ajuste que corresponde al tercer trimestre es relativamente pequeña, de 155 millones de euros.

Por divisiones, el negocio de aviones comerciales, que es la verdadera caja registradora de Airbus, aumentó en un 18 % los ingresos hasta 31.507 millones de euros, y eso gracias a la entrega de 488 aparatos, que hay que comparar con los 437 del mismo periodo de 2022. Sin embargo, su Ebit bajó un 29 % hasta 2.306 millones de euros.

Entre enero y septiembre, el grupo europeo recibió pedidos para 1.280 aviones, frente a los 856 un año antes, lo que pone en evidencia el creciente interés de las compañías para renovar sus flotas en un contexto de recuperación del tráfico aéreo y de búsqueda de aparatos más eficientes en términos de consumo.

En los helicópteros, los ingresos subieron un tímido 3 % hasta 4.662 millones con la entrega de 197 aparatos, comparados con los 193 un año antes. El Ebit en este caso progresó un 8 % hasta 410 millones.

En la actividad de Defensa y Espacio, la cifra de negocios retrocedió un 6 % hasta 7.133 millones de euros. La compañía lo atribuyó, en parte, a la actualización de las estimaciones de ciertos programas de satélites.

Airbus entregó entre enero y septiembre cuatro aviones de transporte militar A400M de los que se ensamblan en su planta de Sevilla, frente a los 7 de los mismos meses del pasado año.

Ese negocio de Defensa y Espacio volvió a tener un Ebit negativo de 3 millones de euros, aunque inferior al de los nueve primeros meses de 2022, cuando había encajado una pérdida de 64 millones.

Aceleración de la cadena de producción

El consejero delegado, Guillaume Faury, destacó en una conferencia telefónica que sus equipos «están centrados en la producción y en las entregas», reconoció que garantizar la continuidad de la cadena de aprovisionamiento sigue siendo un reto.

Faury insistió en la aceleración de la cadencia de producción de sus aviones va a seguir progresando.

En el caso de su familia de pasillo único de menor tamaño, la A220, el objetivo es subir a un ritmo de producción de 14 unidades al mes en 2026.

Para los A320, también de pasillo único, Airbus destacó que el incremento de su cadencia de fabricación está bien encaminado para la meta que se ha fijado de 75 aviones al mes en 2026.

En cuanto a los modelos de doble pasillo, la compañía mantiene el objetivo de cuatro aparatos al mes del A330 en 2024 y ha elevado a 10 mensuales en 2026 del A350.

Airbus reiteró sus objetivos financieros e industriales para 2023, que pasan por entregar en total 720 aviones comerciales, un Ebit ajustado de 6.000 millones y un flujo de caja de 3.000 millones antes de contabilizar operaciones de cambio de perímetro y de financiación de los clientes.

El grupo europeo señaló, por otro lado, que el 26 de octubre había recibido la notificación de Estados Unidos de que se ha cerrado el periodo de prueba de tres años al que ha sido sometido desde que pagase 3.600 millones de euros (unos 3.900 millones de dólares) para cerrar una serie de investigaciones por corrupción.

Te Puede Interesar

FIDAE cierra hoy su 23ª edición con un marco imponente de público general

Editor

La Canciller Diana Mondino visitó FAdeA

Editor

El roll out del Northrop Gruman B-21 será en diciembre

Editor