Militar

El T-7A Red Hawk cumple con éxito su tercera prueba

El Boeing T-7A Red Hawk, es el avión de entrenamiento avanzado desarrollado por Boeing Defense, Space & Security en asociación con Saab, el cual acaba de finalizar con éxito tres pruebas que impulsan hacia delante al entrenador de pilotos de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos (USAF).

El avión T-7A APT-3, uno de los cinco aviones de desarrollo de ingeniería y fabricación, se sometió a rigurosas pruebas en la Base de la Fuerza Aérea de Eglin, soportando temperaturas que oscilaban entre -25 °F y 110 °F. Esta prueba evaluó el desempeño del sistema de la aeronave, incluida la propulsión, el sistema hidráulico, el combustible, la electricidad, la energía secundaria, el control ambiental y las operaciones generales en condiciones ambientales extremas. Desde entonces, el avión regresó a St. Louis para realizar pruebas.

Boeing y la Fuerza Aérea realizaron una prueba dinámica de trineo en febrero en la Base Holloman de la Fuerza Aérea en Nuevo México. La prueba se centró en mejoras de diseño en Collins Aerospace, una empresa RTX, el asiento eyectable ACES 5 y el sistema de fractura de cubierta de Pacific Scientific EMC para reducir el riesgo de lesiones. Durante la prueba, el equipo implementó sincronización variable para ralentizar el asiento eyectable, utilizando el conducto de embudo e investigó los patrones del sistema de fractura de la cubierta. El equipo ahora se está preparando para avanzar con la siguiente ronda de pruebas de desarrollo.

Boeing completó en febrero el desarrollo de un nuevo software de ley de control de vuelo y, desde entonces, ha volado el avión más de 10 veces, alcanzando un ángulo de ataque de 25 grados. Además, tres de esos vuelos demostraron la capacidad de la aeronave para lograr un seguimiento preciso mientras se encuentra en un ángulo de ataque alto, una capacidad clave para el entrenamiento de pilotos. La incorporación de la ley de control 17.5 despeja el camino para que la Fuerza Aérea comience las pruebas de resistencia de alto ángulo de ataque y salida en la Base de la Fuerza Aérea Edwards.

«El T-7A Red Hawk está preparado para revolucionar la formación de pilotos, ofreciendo mayor seguridad, rendimiento y adaptabilidad, y completar estos tres hitos muestra un progreso significativo en el desarrollo del programa», dijo Evelyn Moore, vicepresidenta y directora de programas de Programas T-7.

«Continuaremos con las pruebas de vuelo y la próxima ronda de pruebas del sistema de escape a lo largo de este año y hasta 2025»

Mientras el T-7A Red Hawk continúa avanzando en las pruebas y la finalización de vuelos, Boeing también está construyendo una nueva línea de producción para la producción inicial a baja velocidad (LRIP) del T-7A. Está previsto que la compañía cargue los primeros fuselajes delantero y trasero para LRIP a mediados de año, ya que los proveedores ya están desarrollando piezas para la producción.

Te Puede Interesar

Egresó la promoción 89 de la Escuela de Aviación Militar

Editor

Inicia en Chile el ejercicio multinacional Salitre 2022

Editor

La Fuerza Aérea Argentina realizó adiestramiento combinado con la Fuerza Aérea del Perú en tareas de reabastecimiento en vuelo

Editor