Militar

Vuelo Solo y Egreso de nuevos pilotos de la Fuerza Aérea Argentina

Con una nutrida presencia de las máximas autoridades del arma del aire e invitados especiales, los flamantes egresados coronaron el fin de sus estudios al mando de los IA-63 Pampa II.

Con motivo del Vuelo Solo y Acto de Egreso de los pilotos que finalizaron su formación en la Escuela de Combate Aéreo y con los aviones IA-63 Pampa II como protagonistas, se realizó una emotiva formación cívico-militar que contó con la presencia del Jefe del Estado Mayor General de la Fuerza Aérea Argentina, Brigadier General Xavier Isaac, el Jefe de la IVª Brigada de Mendoza, Comodoro Ariel Ambrogui y las más altas autoridades del arma del aire, junto a la participación de pilotos veteranos de guerra de Malvinas (VGE).

En horas del mediodía del 31 de agosto, se honró una tradición arraigada en los cielos de la IV Brigada Aérea: la ceremonia del «Vuelo Solo» con el Sistema de Armas IA-63 Pampa II.

Este rito enmarca el sacrificio, el esfuerzo y la determinación de los jóvenes oficiales. En este día, al contemplar el cielo abierto sobre el emblemático Grupo 4 de Caza, se observó el fruto de meses de preparación rigurosa.

También en un gesto que trasciende fronteras, se celebró el logro de aviadores militares de la Institución, junto a un oficial de la Fuerza Aérea Uruguaya y otro de la Fuerza Aérea del Perú. Juntos han completado una etapa fundamental del Curso de Estandarización de Procedimientos para Aviadores de Combate (CEPAC), materializando la esencia misma del Vuelo Solo.

El CEPAC representa un pilar esencial en la formación de los aviadores militares, aquellos que se preparan para surcar los cielos en las aeronaves de combate. Este curso encarna la esencia misma de la excelencia y la disciplina requeridas en el ámbito aéreo de alta exigencia.

Cada uno de estos jóvenes oficiales demostraron destreza en la instrucción y compromiso con la misión de la Fuerza Aérea, encarnada en las tareas operativas ordenadas que día a día ejecuta el Comando de Adiestramiento y Alistamiento. Asimismo, cumplieron con las exigencias de planes de instrucción, hasta llegar a este punto culminante: el primer vuelo solo, sin la guía de un instructor.

Durante el acto se leyó la orden de Grupo y seguidamente se realizó la entrega de pañuelos, escudos y diplomas. Luego, los pilotos se dirigieron a firmar el Libro de Oro, acto simbólico que refleja la inclusión en la historia y la tradición del Escuadrón Aéreo.

Los pañuelos y escudos representativos del Grupo 4 de Caza y de su respectivo Escuadrón se convierten en testigos mudos de la dedicación que han invertido en este arduo camino. A partir de este momento, estos jóvenes tienen el honor de llevar consigo los colores que los identifican como pertenecientes al Sistema de Armas IA-63 Pampa II.A medida que reciben los símbolos de su logro los vemos no solo como pilotos sino como futuros guardianes del aeroespacio nacional y la excelencia que el CEPAC encarna. Y así, cada oficial será distinguido con el pañuelo y el escudo correspondiente, demostrando al mundo su entrada en las filas de los aviadores de combate, preparados para desafiar los cielos con convicción, operando en las diferentes unidades de caza de la Fuerza Aérea Argentina y en esta ocasión también en la uruguaya y la del Perú.

El evento contó con aviones de diferentes Brigadas y Bases Aéreas de todo el país, entre ellas los A-4AR Fightinghawk, el Boeing 737, los EMB-312 Tucano, el Cessna 182 y los IA-63 Pampa III; que junto a aeronaves históricas y emblemáticas como A-4C Skyhawk, F-86 Sabre, MS-760 Morane Saulnier y Mirage MIII-C conformaron un singular paisaje en la plataforma del Grupo 4 de Caza. Los A-4AR, Tucanos y Pampa III surcaron los cielos rindiendo homenaje a la histórica ceremonia del Vuelo Solo. Sus maniobras y formaciones cautivaron a todos los presentes, recordando a todos la destreza y habilidad que se requieren para dominar estas formidables máquinas.

 

Palabras del Brigadier Isaac

En su alocución, el Brigadier Isaac, resaltó que pese a los problemas que vive el mundo y la República, la fuerza mantiene intacta su capacidad y adiestramiento, aprovechando al máximo su presupuesto. La encomiable ceremonia culminó con un nutrido banquete, amenizado por varios números artísticos y la participación de la Banda de Música de la gloriosa Unidad de Combate Aéreo.

Te Puede Interesar

El brigadier Isaac celebró el «acompañamiento» del presidente y el ministro de Defensa a la recuperación de las Fuerzas Armadas

Editor

Egreso del Curso de Estandarización de Procedimientos para Aviadores de Combate

Editor

La Fuerza Aérea Argentina realizó un ejercicio de apoyo al fuego aéreo cercano con el Ejército Argentino

Editor