Comercial

Virgin Galactic completa con éxito su primer vuelo espacial con turistas


La empresa llevó hoy a sus primeros clientes espaciales en un cohete después de largos retrasos, incluido el viajero que compró su boleto hace 18 años y un dúo de madre e hija del Caribe.

Virgin Galactic, compañía de vuelos espaciales, acaba de realizar su segundo vuelo comercial y el primero con turistas. El lanzamiento se efectuaba a bordo de un avión VMS Eve que cargaba la nave espacial VSS Unity donde estaban los pasajeros.

El directo de la misión Galactic 02 ha comenzado a las 17:00 hora española peninsular. Sin embargo, el despegue se había hecho minutos antes, desde Spaceport America (Nuevo México) y el trayecto ha durado unos 70 minutos.

La nave VSS Unity ha llegado a los 15.000 metros de altitud sin encender sus motores, a bordo del avión VMS Eve. Una vez ahí, se ha despegado y ha encendido sus motores, para seguir subiendo hasta los 91 km –a nueve kilómetros de la línea de Kármán, el límite en el que comienza el espacio–.

El avión propulsado por cohetes fue transportado el jueves por la mañana desde Spaceport America en el desierto de Nuevo México. El plan de vuelo requería que el avión fuera liberado aproximadamente una hora más tarde y disparara su cohete para llegar al borde del espacio.

La compañía de Richard Branson comenzará a ofrecer viajes mensuales a los clientes en su avión espacial alado, uniéndose a Blue Origin de Jeff Bezos y SpaceX de Elon Musk en el negocio del turismo espacial.

Cuando han llegado a esa posición, los pasajeros han podido soltarse los cinturones y experimentar tres minutos de microgravedad, en los que se han dirigido ‘volando’ a las ventanas para ver las vistas del espacio desde la órbita terrestre.

Al tratarse del primer vuelo privado para turistas, cada billete para viajar al espacio estaba valorado en 450.000 dólares (410.000 euros, aproximadamente).

La tripulación estaba formada por tres turistas: Jon Goodwin (exatleta olímpico del Reino Unido que será el primero en convertirse en astronauta), Keisha Schahaff (una mujer que ganó billetes en el sorteo que organizó Virgin Galactic hace un par de años) y Anastatia Mayers (hija de Schahaff y la segunda persona más joven).

El pasajero de Virgin Galactic, Jon Goodwin, quien fue uno de los primeros en comprar un boleto en 2005, dijo que tenía fe en que algún día haría el viaje. El atleta de 80 años, compitió en canotaje en los Juegos Olímpicos de 1972, tiene la enfermedad de Parkinson y quiere ser una inspiración para los demás.

“Espero que les muestre que estos obstáculos pueden ser el comienzo y no el final de nuevas aventuras”, dijo en un comunicado.

Los precios de las entradas eran de 200,000 dólares cuando Goodwin se inscribió. El costo ahora es de 450,000 dólares.

A él se unieron la ganadora del sorteo Keisha Schahaff, de 46 años, entrenadora de salud de Antigua, y su hija, Anastatia Mayers, de 18 años, estudiante de la Universidad de Aberdeen en Escocia. También a bordo de la nave lanzada desde un avión, que se desliza hacia un aterrizaje similar a un transbordador espacial: dos pilotos y el entrenador de astronautas de la compañía.

Será el séptimo viaje de Virgin Galactic al espacio desde 2018, pero el primero con boleto. Branson, el fundador de la compañía, se subió a bordo para el primer viaje con tripulación de tamaño completo en 2021. Los investigadores militares y gubernamentales italianos volaron en junio en el primer vuelo comercial. Alrededor de 800 personas se encuentran actualmente en la lista de espera de Virgin Galactic, según la compañía.

El cohete espacial de Virgin Galactic se lanza desde el vientre de un avión, no desde el suelo, y requiere dos pilotos en la cabina. Una vez que la nave nodriza alcanza unos 50.000 pies (10 millas o 15 kilómetros), el avión espacial se libera y dispara su motor cohete para dar el impulso final a poco más de 50 millas (80 kilómetros) de altura. Los pasajeros pueden quitarse los cinturones de sus asientos, flotar alrededor de la cabina durante unos minutos y disfrutar de las vistas panorámicas de la Tierra, antes de que el avión espacial se deslice de regreso a casa y aterrice en una pista.

En contraste, las cápsulas utilizadas por SpaceX y Blue Origin están totalmente automatizadas y vuelven a caer en paracaídas.

La gente ha estado realizando viajes de aventura durante décadas, los riesgos subrayados por la reciente implosión del sumergible Titán que mató a cinco pasajeros cuando descendían para ver los restos del Titanic. Virgin Galactic sufrió su propia víctima en 2014 cuando su avión cohete se rompió durante un vuelo de prueba, matando a un piloto. Sin embargo, los turistas espaciales siguen haciendo cola, desde que el primero entró en órbita en 2001 con los rusos.

Te Puede Interesar

Aerolíneas Argentinas terminará 2023 con ganancias por 32 millones de dólares

Editor

LATAM es la línea aérea oficial de los Juegos Panamericanos y Parapanamericanos 2023

Editor

Gol inaugurará nueva ruta que une Argentina y Estados Unidos

Editor