Militar

Feindef 2023 ha mostrado que la industria española tiene tecnología, producto y voluntad de avanzar

En tan solo tres ediciones realizadas, FEINDEF concluye con una posición en firme proceso de consolidación. La tendencia en crecimiento es muy esperanzadora de cara a la siguiente edición de 2025, en la que ya se tiene previsto un tercer pabellón para poder recibir a un todavía mayor número de expositores. El apoyo del Ministerio de Defensa ha sido un elemento sustantivo de este éxito.

La Feria Internacional de Defensa y Seguridad de España (FEINDEF), ha sido en términos objetivos un éxito, multiplicando la presencia tanto de expositores como de delegaciones y de visitantes. Varios factores íntimamente relacionados lo han motivado. En primer lugar, no hay que olvidar que la invasión rusa de Ucrania obligó a los socios de la OTAN y a los países de la Unión Europea a revisar al alza sus presupuestos de defensa y poner en marcha importantes programas. Algunos están directamente derivados del suministro internacional de material militar a Ucrania y otros para mejorar las capacidades nacionales ante un nuevo escenario de amenazas.Las inversiones anunciadas por el Gobierno este año permiten ser optimistas en cuanto al futuro escenario financiero, si el incremento de presupuesto se confirma y consolida, tanto para obtener nuevas capacidades como para el sostenimiento de los sistemas en servicio. Un aspecto este último que no debe descuidarse. Durante la feria se han esbozado algunos de los sistemas que responden a los nuevos programas, aunque algunos están todavía pendientes de madurar. Otros responden a una realidad tangible favorecida por una relación de éxito entre usuarios, administración e industria.

La Ministra de Defensa de España, Margarita Robles, declaró al inaugurar la Feria que “Invertir en defensa es invertir en paz y democracia” y que la intención de su país era alcanzar el 2% del Producto Bruto Interno (PBI) en inversión para la Defensa. Como si fuera un eco de los dichos de la ministra, Marc Murtra, el presidente de Indra, una de las tres compañías europeas con mayor participación en el EDF, dijo que “sin defensa, sin estabilidad, no hay Estado de derecho.”El compromiso del incremento presupuestario hasta el 2 por ciento del PIB, del que ni España se ha escapado (gracias un pacto tácito de Estado entre los dos principales partidos políticos), ha derivado en una puesta en marcha de programas que suponen el principal crecimiento significativo desde la crisis económica de 2008. Las iniciativas pasan por recuperar las capacidades perdidas en el tiempo, el sostenimiento de equipos en servicio y la adquisición de nuevas plataformas principales, largamente demandadas. En este último apartado se enmarca la renovación de la flota de aviones de combate del Ejército del Aire y del Espacio e incluso de la aviación de la Armada, la recuperación de la artillería de cohetes (programa SILAM, muy visible en la feria), los morteros embarcados (otra de las tendencias de FEINDEF), el lanzamiento del programa VAC para sustituir los vetustos M-113 del Ejército de Tierra o los de mayor recorrido e inversión, como el multinacional FCAS, presente con pabellón propio.

Estos programas y los movimientos empresariales internacionales explican en gran medida el agitado panorama que ha acompañado a la feria, siendo habitual el anuncio de numerosos acuerdos entre sociedades para la colaboración en áreas o programas concretos, pero menos frecuente es el anuncio de inversiones millonarias en el accionariado de otras, caso de Indra, llamada a ser el gigante nacional de la Defensa en España, según los planes del Gobierno. Una ley de estabilidad presupuestaria para la Defensa y una mayor transparencia en la gestión de los programas permitirían al sector planificar sus inversiones, en lugar de tener que adaptarse continuamente, recurriendo a veces a estructuras empresariales, cuando menos, complejas.Bajo esas consignas, 500 empresas de renombre internacional colmaron los pabellones 8 y 10 de la Feria de Madrid con stands exclusivos donde exhibieron sus productos. Nadie quiso estar ausente en un evento colmado de visitantes que incluían a las más altas autoridades militares y políticas de medio centenar de países. “Estar en esta Feria potencia nuestro trabajo que es conectar a las empresas que representamos con los líderes militares que buscan soluciones aptas para actuar eficazmente en los escenarios complejos e inciertos del mundo actual” afirmó Antonio Oliva García, CEO de Menpro, compañía de logística militar que abastece a las Fuerza Armadas de Europa con material de última generación. En ese orden, su socio estratégico Matías Maloberti, CEO de Aquila International, agregó: “si algo enseñó la Guerra en Ucrania es que la tecnología desnivela las operaciones militares en favor de quien la domina de un modo definitivo: un combatiente bien equipado triplica su letalidad, duplica su probabilidad de sobrevivir al combate y disminuye drásticamente los daños colaterales. Una democracia que quiere proteger sus intereses y a sus soldados no puede descuidar la tecnología”.Si bien las empresas argentinas no participaron del evento en esta ocasión, entre los múltiples funcionarios que recorrieron la Feria y se acercaron al Stand de Menpro estuvo el Secretario de Asuntos Internacionales para la Defensa de Argentina, Santiago Cafiero, y el Jefe de Estado Mayor Conjunto, General Juan Martin Paleo. El General Paleo es el principal impulsor del reequipamiento de las Fuerzas Especiales de Argentina, un proyecto que incluye a todas las unidades de combate especiales del Ejército Argentino, la Armada y la Fuerza Aérea.

La Feria Internacional se extendió desde el 17 al 19 de mayo y mantiene su objetivo de convertirse en la exposición más importante de Defensa a nivel internacional. En mayo de 2025 se repetirá el evento.

España tiene un sistema industrial eminentemente formado por pymes y el sector aeroespacial y de defensa no es una excepción. Sin embargo, compañías grandes y pequeñas parecen haber asumido la importancia de la innovación en forma de programas de I+D+i como forma de diferenciarse, ya sea de manera individual o conjunta. En gran medida esa innovación se materializa con sistemas, más que con plataformas, por mucho que éstas capten la mayoría de la atención. España es un país eminentemente sistemista, que colabora intensamente para poder integrar sus soluciones en plataformas nacionales e internacionales, y lo hace con un éxito creciente. Ilustrativa fue la apuesta de Navantia en esta área, presentando importantes novedades a nivel organizativo (Monodon) y de productos. Es también una industria eminentemente exportadora y la feria ha sido también reflejo de esa capacidad, visibilizando programas internacionales y desarrollos materializados en forma de programas europeos o suministro a terceros países.En el debe de la feria apreciamos todavía una relativamente tímida presencia de la industria europea. España ocupa una posición privilegiada en las iniciativas comunitarias. A través de ellos se han establecido un buen número de sólidas relaciones con empresas de la práctica totalidad de los países europeos. Debería ser una buena base para incentivar su presencia en futuras ediciones de la feria. Sería aconsejable una presencia de la industria europea, al menos al mismo nivel que la que han tenido la de Israel o Estados Unidos.

Fueron 40.000 metros cuadrados de exposición de las últimas novedades, 25.000 visitantes, 500 expositores de 20 países y 100 delegaciones extranjeras. De esta manera concluyó otra exitosa edición llena de innovación y tecnología. En España ya trabajan con entusiasmo para la próxima edición que tendrá lugar el 12, 13 y 14 de mayo 2025.

Te Puede Interesar

Actividad conjunta en apoyo al combate contra los incendios del Río Paraná

Editor

Francia recibe su octavo A330 MRTT Phénix

Editor

Embraer firma acuerdo con Portugal para el desarrollo tecnológico de las aeronaves Super Tucano

Editor